Vamos pasando el verano y poco a poco vemos que nuestro cabello tiene una textura cada mes diferente al anterior. Además, esta textura no es agradable y su tacto es parecida a la hierba seca.

Sabes que necesitas un tratamiento para recuperar tu cabello pero no sabes cual es el ideal. ¡No te preocupes!Aun que pienses que entre hidratar y nutrir un cabello no existe ninguna diferencia, siéntate y lee este artículo con mucha atención.

Lo primero es que a primera vista es bastante improbable que detectes la extrema necesidad de tu cabello y, además, el tacto es prácticamente el mismo requieras un tratamiento u otro.

Bueno.. primero vamos a comenzar con la hidratación capilar.

HIDRATACIÓN Y NUTRICIÓN CAPILAR

Hidratación Capilar

Todos los expertos coinciden que la hidratación capilar es más necesaria en cabellos normales a secos que no han sufrido un tratamiento de coloración, procesos químicos y tan solo necesitan agua.

En este caso es fácil identificar la falta de hidratación capilar debido al exceso de nudos, ausencia de brillo en el cabello y la facilidad para esponjarse.

Confía en las mascarillas elaboradas por los expertos ya que, sus ingredientes al estar concentrados el resultado obtenido es igual al de 18 baños de aceite de oliva, pero más económico y rápido.

Nutrición Capilar

En cuanto a la nutrición capilar, la diferencia esencial es:

El cabello que ha recibido un tratamiento de decoloración, un desrizante y además es un tipo de cabello débil y que se rompe con facilidad.

Es esencial que si tu pelo ha pasado por un proceso de decoloración lo fortalezcas y devuelvas su vitalidad. Este proceso deberá durar entre 2 y 3 meses para posteriormente seguir con la fase de hidratación.

Si tu cabello ha sufrido una desnutrición extrema, fíjate bien que todo producto capilar que aportes a tu pelo contenga aceites naturales de aguacate, almendra, jojoba, aminoácidos, o extracto de cera de abeja, son ideales para nutrir tu pelo y devolverle un aspecto realmente sano.